Logotipo

Viveca Santa Catalina

Psicóloga - col. O-2454

Red social FacebookRed social Google Plus
Atardecer en carretera bajo bosque en otoño.

Terapia psicológica

Es difícil de enumerar los problemas psicológicos a los que nos podemos enfrentar en algún momento de nuestra vida. Podríamos resumir los más habituales en la siguiente lista.

  • Problemas de ansiedad. Sensaciones muy desagradables en determinados sitios, situaciones o con personas. Fobias.

  • Sensación de falta de control en las emociones. Cambios bruscos y profundos en las emociones. Bipolaridad.

  • Sentimientos de profunda tristeza. Depresión. Soledad, desesperanza, negatividad…

  • Problemas de tipo obsesivo.

  • Pérdida de contacto con la realidad, sensación de que los demás están en su contra, ideas extrañas, etc.

  • Superación de miedos y traumas.

  • Situaciones de manipulación, fuerte chantaje emocional, maltrato.

  • Problemas de salud continuos sin aparente causa física. Hipocondría.

  • Problemas con la alimentación, problemas con el sueño malos hábitos de vida, adicciones de todo tipo.

  • Problemas en el trabajo, en la familia, con amigos o simplemente a la hora de relacionarse con los demás.

  • Dificultades o problemas sexuales. Problemas con la pareja.

  • Problemas de personalidad. Problemas de impulsividad, agresividad, ira, enfado, etc.

  • Problemas de adaptación a situaciones nuevas o diferentes.

  • Síndrome de Asperger, Autismo, etc.

No dudes en consultarme si no te encuentras reflejado/a en esta lista. Puedes ponerte en contacto conmigo y realizar una primera consulta orientativa de forma completamente gratuita.

Técnicas psicológicas

Soy especialista en la aplicación de técnicas coginitivo–conductuales, las cuales han demostrado una gran eficacia en la resolución de problemas psicológicos. De un modo abierto y complementario, aplico técnicas de otros enfoques psicológicos para proporcionar una terapia flexible, con más recursos, y con mayor capacidad de adaptarse a la situación individual de cada persona.

La terapia consta al menos de tres fases:

  • Fase de evaluación: Obtenemos toda la información necesaria para saber con exactitud cuál es el problema.

  • Fase de tratamiento: El paciente aprende a controlar aquello que le causa sufrimiento.

  • Fase de seguimiento: El paciente aplica con éxito lo aprendido en la terapia y el problema empieza a desaparecer.

Cada terapia y cada fase tiene una duración que va a variar dependiendo de las características del problema y de las cualidades individuales de cada paciente.